Bebés

 

¿Te notas un bultito duro y quizás tienes  dolor en el pecho? ¿no tienes fiebre? Es posible que tengas una obstrucción.

 

¿Qué es una obstrucción? 

Una obstrucción mamaria se produce cuando se ha obstruido un conducto, ante una falta de “drenaje” de la leche, algo que te puede suceder, por ejemplo, si empieza de repente a dormir más horas seguidas o si empiezas con la alimentación complementaria y no sigues la pauta de primero dar el pecho y luego la AC.

 

obstruccion_cibermami

 

¿Cuáles son los síntomas habituales?

 Si tienes una obstrucción notarás un bulto duro y quizás con algo de dolor en el pecho, la experiencia me ha hecho ver que suele ocurrir en la parte externa del pecho, hacia arriba (cuadrante superior). Puede acompañarse de febrícula. A diferencia de la mastitis no te dará fiebre, si hay fiebre de más de 38,5º estarás ante una mastitis.

 

¿Qué hago para solucionarlo?

-Poner al bebé al pecho afectado lo máximo posible.
-Aplicar calor local antes de la toma (en la ducha con el agua caliente, con un paño recién planchado para que esté calentito o con el secador tras la ducha es algo muy accesible).
– Cuando pongas al bebé al pecho intenta que dentro de lo posible la barbilla del bebé esté orientada hacia el bultito, prueba a dar el pecho tumbada, tumbada invertida (tipo 69), posición de rugby, aquí os dejo un enlace con diferentes posturas para que encuentres la más adecuada para ti.
– Si te queda mano libre con la postura que hayas cogido, intenta masajearte en círculos hacia el pezón
– Por encima de la camiseta o de una toalla, coge un cepillo de púas anchas y peina la zona de la obstrucción durante unos minutos haciendo movimientos circulares y en dirección al pezón.

 

Siguiendo estas indicaciones en el plazo de 24-48horas os encontraréis mucho mejor y estará resuelto ese pequeño “bache” en el camino de vuestra lactancia 🙂

 

En Alba Lactancia, nos cuentan que se ha observado que la lecitina de soja ayuda a prevenir las obstrucciones recurrentes, os copio y pego lo que nos comentan: “La lecitina de soja es un complemento dietético y ayuda a mantener normales las cifras de colesterol en sangre. Será suficiente con tomar tres cucharaditas de café al día de este producto” así que si os encontráis ante obstrucciones recurrentes podéis probar, daño no os va a hacer 😉 aunque eso si, no olvidéis acudir a vuestro GALM más cercano, IBCLC o matrona para que os ayuden.  

 

Fuente: Asociación Criar Con Apego

           albA Lactancia Materna

facebooktwittergoogle_pluslinkedintumblr

 

 

El otro día en la sala de espera de la pediatra, estábamos esperando cuando mi beba empezó a lloriquear, así que la cogí en brazos. Una de las mamis me preguntó ¿No le pones mejor el chupe? Si le coges tan rápido se te va a acostumbrar a los brazos…. A lo que sabiendo lo espinoso a veces del tema, suavemente respondí “No, no aún no usa” mientras le ofrecía el pecho a mi beba a lo que la mami mirándome respondió “ah, eres de esas madres”

 

No respondí, pasé, era absurdo, pero yo sabía perfectamente lo que me había querido decir… la traducción de su entonación y mirada desdeñosa era “ah, eres de esas madres que amamantan, portean, colechan siguiendo esa nueva moda” Porque al parecer, según he leído recientemente, el tener apego por los hijos no es algo natural, es una moda (bendita moda)

 

yosoydeesas_cibermami

 

 

Mi respuesta mental fue la siguiente:
 
Sí, soy de esas madres que intentan combinar todos los aspectos de su vida, que disfrutan de las caricias y miradas de su bebé, que se tiran al suelo con el pelo revuelto a hacer reír a sus pequeñuelos, que hacen volteretas en el césped del parque si se tercia y que desde que ellos nacieron la coleta y las bailarinas son un habitual hasta en los días de fiesta…
Sí, soy de esas madres
que piensan que un beso de mariposa o un poco de teti todo lo cura…
Sí, soy de esas madres que no dudan en ponerse purpurina en la cara y fingir que soy otra princesa mas del cuento para formar parte de un juego…

Sí, soy de esas madres que no usan sacamocos ni cremita para el culo del bebé, que intentan arreglarlo casi todo con el suero fisiológico y aceite de oliva si es preciso…
Sí, soy de esas madres que les importa un carajo si su peque se mantiene sentado con 3 meses (por Dios, que horror) o si dicen más palabras por minuto que el tuyo y que dejan coger la comida con las manos….
Sí, soy de esas madres que quiere y prefiere verles felices porque en breve todo cambiará y tendremos que vivir aprisa acorde a lo que se nos marca en esta sociedad y país….
Sí, soy de esas madres orgullosas de intentar criar a sus hijos con amor y respeto sin juzgar a las demás madres que lo intentan hacer también lo mejor que pueden.

 

Seguro que vosotras también estáis orgullosas de ser de “esas” madres 🙂 Un beso a todas

 

 

facebooktwittergoogle_pluslinkedintumblr

 

Hoy este post va dedicado a las abuelas de nuestros bebés, mamás también ellas y a nuestras propias abuelas… 

 

Cuando escucho y me cuentan amigas u otras madres aquello de “mi suegra me dijo, mi madre hizo…” os prometo que a veces me dan ganas de gritar y me siento muy afortunada y orgullosa de las abuelas de mis hijas.  Cuando eres abuela, implica que has sido madre, no es posible que se les haya olvidado lo que han experimentado…. no comprendo como algunas abuelas no alcanzan a entender que como madre necesitas un respeto tras el parto, necesitas que te cuiden y te mimen, que te dejen adaptarte a tu nuevo bebé, a tu nuevo cuerpo a veces desconocido, a tus nuevas emociones, sentimientos y miedos y a la nueva familia que estás formando junto a ese bebé.  

No necesitas que te juzguen ni ser juzgada, no se necesita desinformación, no se necesita invasión de tu nuevo espacio, eso solo hace que te sientas peor.  Sólo necesitas que te faciliten un poco las cosas del día a día para poder dedicarte a cubrir las necesidades del bebé, las tuyas propias y sentirte arropada y querida.

SAMSUNG

 

Mis niñas tienen la gran suerte de tener y haber tenido unas abuelas no-invasivas, respetuosas, acompañantes, colaboradoras y cariñosas.   Como en la película “La niñera mágica”, las abuelas no-invasivas aparecen cuando se la necesita sin ser llamadas, es como un sexto sentido que debe dar la maternidad 😉 Mi madre con todo el dolor de su corazón, vino junto a mi padre sólo de “visita” al hospital en el nacimiento, respetó la decisión de no avisarla (ni a ella ni a nadie) hasta que el bebé estuviera en el mundo.
Pese a venir desde otra provincia, llegó con una gran sonrisa y llena de ilusión, vino a conocer a su nieta, eso sí, cargada de tupers y previo paso por mi casa a limpiar antes de marcharse, porque se marchó pobre mujer…. se marchó respetándonos y con el corazón encogido por dejarme atrás, totalmente inexperta aunque ilusionadísima, puérpera perdida y con un bebé en brazos.

Cuando me quedé sola en casa, tras la incorporación del papi finalizado el permiso de paternidad, entonces apareció unos días, con otra tanda de tupers, sartén y trapo en mano, lista para ayudar y observar en todo y a no intervenir en nada, siendo de nuevo la abuela no-invasiva perfecta contra todo pronóstico.

 

Mi madre me enseñó a que todas las mujeres necesitan su propio espacio y adaptación a la maternidad y a estar al lado sin estar presente, y a hacerse presente cuando es llamada.

Mi madre no puedo dar el pecho demasiado tiempo, cosas de la época de la desinformación, de aquella época donde no se podía enseñar la teta en público y dónde la mejor indicación era dar cada teta 10minutos y esperar 3h no se muy bien a qué, supongo que a que el bebé estuviera hambriento, sediento o falto de apego… Aún así, y siendo precedida por mi cuñada (gracias Cris) mi madre aprendió sobre lactancia materna y apoyó y defendió mi lactancia prolongada (32meses) ante todo aquel que se atreviera a juzgar o cuestionar.

 

La abuela paterna (no me gusta lo de “suegra”) mucho más mayor y templada, fue un gran apoyo en mi lactancia, le había dado el pecho durante 3-4 años a todos sus hijos y con bastante acierto, cosas de la época de la desinformación también, pero en este caso es cosa de unos años en los que la guerra había causado estragos y la teta era el mejor alimento disponible y más barato aún sin ellas tener fundamento científico por así decirlo, pero con muy buen instinto 😉 .

 

Y mi abuela, en fin, ella se merece toda una entrada o un blog completo para ella, respetuosa y cariñosa al máximo, total ejemplo de amor maternal y madre luchadora… ella que amamantó a 7 hijos y a 5 de ellos sólo con un pecho…. por supuesto que ha sido siempre una abuela y una bisabuela perfecta.

 

Así que en vuestra maternidad os deseo que tengáis y que en un futuro seáis unas abuelas perfectas 😉

Hasta muy prontito <3

 

 

facebooktwittergoogle_pluslinkedintumblr

 

Si pensabas que el secador es sólo para secarte el pelo y estás embarazada o tienes un bebé te voy a hacer un gran (jiji quizá no tan gran) descubrimiento!!! Pay attention

 

 Secador para el post-parto.

 

Si no te lo cuenta tu matrona o una amiga, te lo adelanto yo… No hay nada mejor que utilizar un secador tras el parto para secarte la zona íntima y zona con puntos tras el baño.  Si tienes un secador con varias velocidades, úsalo en la velocidad más baja, si no, puedes usar un secador de mano 😉 es la mejor manera de secarte esa zona, ya que la zona perineal ha de quedar bien seca para que los puntos sequen mejor. (si no, solo secar con golpecitos de toalla)

 

fuente imagen: marcianosmx.com

fuente imagen: marcianosmx.com

 

 Secador para el baño del bebé.

 

Acabas de tener un bebé, le bañas con sumo cuidado, pero a la hora de vestirlo llora y llora y llora uff ya es complicado el colocar el pañal, el body y que la cabeza no se te vaya de un lado para otro y extremar las precauciones si es que aún no se le ha caído el cordón, solución SECADOR AL CANTO no me preguntéis si es por el calorcito, por el ruido rítmico y monótono (también llamados ruidos blancos)  o qué, pero se calman, se callan y con suerte hasta se duermen mientras les vistes… si aún no se le ha caído el cordón, es genial para secar esa zona sin tocarle demasiado… Eso sí, no lo acerquéis mucho, regular la temperatura y velocidad, bueno, esas cosas de sentido común 😉

 

Para nosotros como padres primerizos el secador fue un GRAN descubrimiento, no lo leímos en ningún sitio, fue una genial idea de mi querido amorzote, y aquí lo comparto por sugerencia suya, ya que ahora, con la segunda bebota en brazos, al saberlo es más fácil.

 

Espero que os sirva.

 

 

facebooktwittergoogle_pluslinkedintumblr