Os dejo un cuadro resumen con la conservación y almacenamiento de la leche materna, por lo menos a mi me hubiera sido de gran ayuda si lo hubiera tenido a mano con mi primera nena.

 

Una de las primeras preguntas que nos haremos será ¿cómo me extraigo? ¿qué utilizo para ello? y ¿que tipo de recipiente voy a usar?

 

 

SACALECHES-TROMPETA

Para extraer la leche podemos emplear una técnica manual o un sacaleches (manual o eléctrico), este tema es muy amplio, pero sea como sea, si empleáis un sacaleches que sea de la marca Philips (Avent) o Medela, son los mejores, hay algunos muy económicos que dan miedo como dejan el
pecho o el mal resultado que dan.  Aprovecho para recordaros que el sacaleches de “trompeta” hace años que está desaconsejado por ser poco higiénico y por dañar más de un pezón.

 

Los envases pueden ser de plástico o de vidrio, podemos usar botecitos o bolsas específicas para la leche materna, pero siempre que estén limpios y sean aptos para el consumo humano (no botes para análisis de orina ni cosas parecidas, por favor)
Los recipientes han de estar etiquetados con la fecha y la cantidad.  Los botes podéis reutilizarlos, las bolsas se apilan mejor pero no se reutilizan, según la necesidad os decantaréis por unos u otros, en mi caso he utilizado siempre bolsas específicas por falta de espacio, y desde que descubrí la marca Lansinoh por calidad y precio no utilizo otras, son las mejores y con mejor precio del mercado.  Si las compráis por Amazon, os llegan de una forma rápida y segura.

 

conservacion_LM_cibermami_a

 

A las preguntas anteriores le seguirá con probabilidad la siguiente: ¿Cuánta leche necesitará mi bebé? ¿de qué cantidad han de ser las bolsas/botes que congele?

Como es difícil saber qué cantidad va a tomar el bebé así que se recomienda congelar en recipientes con cantidades de 50/60ml.

Como una vez que entra en contacto con la saliva, no podemos conservarla, así que una buena idea es mantener la leche en un recipiente distinto del que se lleva a la boca el bebé.  Si estamos empezando, primero podemos ofrecer al bebé pequeñas cantidades en el recipiente que vayamos a utilizar (vasito, cuchara, jeringuilla, biberón…) y si quiere mas, se va rellenando del recipiente que se ha descongelado. Así se podrán guardar las cantidades que el bebé no haya tomado para la próxima toma, ya que como podéis ver abajo, la leche descongelada puede mantenerse en la nevera unas 24 horas.

 

Una vez conservada, ¿cómo calentarla para poder dársela al bebé?

Aunque os resulte rápido, no usar el microondas.  La mejor forma de descongelar y calentar la leche, es poner el recipiente bajo el grifo con agua tibia.  Si lo hacéis al baño maría nunca dejar que la leche hierva, y antes de dársela al bebé, agitarla bien y una vez agitada comprobar la temperatura.

Recordar que no ha de estar caliente, en el pecho la leche está a temperatura “ambiente”.

 

 

Mi bebé rechaza las tetinas, ¿cómo pueden darle la leche en mi ausencia?

Depende de la edad y cantidad de leche materna que tome el bebé podemos optar por jeringuilla, cuchara, vasito…. existen varias posibilidades.

 

 

Fuentes de consulta: LLL, AEPED y Albalactancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una respuesta a Conservación Leche Materna

  • Reichel dijo:

    Hace muy poco una mamá en el GALM virtual de CCA preguntaba lo siguiente:
    ¿Por qué no se pueden reutilizar-esterilizar las bolsas que utilizamos para la conservación de la leche materna?

    Una de las mamás trabaja en una empresa de plásticos y nos dio esta útil respuesta, que aquí comparto con todas ya que creo que es muy interesante:
    (copio y pego)
    Las bolsas para congelar leche están hechas de polietileno (veréis que pone las siglas PE o LDPE por algún sitio). Pues el polietileno es un plástico que reblandece (comienza a fundir) a 130C. Si lo esterilizamos a 100 grados durante 5 min podemos dañar la bolsa. A nivel industrial hay diferentes técnicas de esterilización que no usa temperatura. A bajas temperaturas el polietileno se fragiliza por lo que pueden romperse fácilmente si las reutilizamos. Conclusión: lo mejor es no reutilizarlas porque las propiedades mecánicas de las bolsas pueden deteriorarse y romperse derramando la leche.

    Muchas gracias Begoña, entre todas aprendemos muchísimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro × = ocho