Hola a todas de nuevo.

 

Aquí va la continuación al post anterior.

 

Tras una semana cumpliendo con el refrán de “quién espera desespera” tuve la llamada del hospital y una nueva cita para repetir el doppler.

Me atendió una nueva gine, esta vez iba con el papi y acudimos a consulta entre asustados y expectantes….

La ginecóloga nos explicó muy bien que los quistes de plexos coroideos son una acumulación de líquido raquídeo que aún no se ha absorbido pero que es algo normal, es algo que ocurre en unos bebés antes y en otros después, que día a día están el continua evolución y que en un 98% desaparece antes de la semana 28, y que repetiríamos la ecografía en esa semana para ver que así había sido.  Depende del ecógrafo y del profesional pueden verse o no…

En la ecografía doppler, ya pudimos ver la morfología de la cara, que no mostraba ningún tipo de malformación ni anomalía y su corazón se veía perfectamente, así que eso ya descartaba muchas de las cosas que en estos 10 días nos habían pasado por la cabeza.
Esta vez uno de los quistes había prácticamente desaparecido, era diminuto y costaba de medir, el otro, era prácticamente la mitad del tamaño de días antes, lo cuál nos tranquilizó mucho.

Ya sólo había que esperar hasta la semana 27-28 para la nueva ecografía y ver que había ocurrido.

Gracias a Dios ya unos días antes de la visita al hospital habíamos acudido al ginecólogo privado que es un gran profesional y no se veía nada de nada, empleó casi todo el tiempo de la visita en mirar la cabecita de la beba, y no se veía nada, todas las secciones de su cerebro estaban “limpias” de quistes… y así mismo nos dijeron en el hospital, cuando te confirman que todo va bien, respiras aliviada y casi lloras (sin el casi) de alegría, necesitas verlo con tus ojos, y saber que todo lo que previsible va a estar bien.

🙂

Ojalá que a todas las embarazadas que se lleven un sustazo así les resulte todo bien como a nosotros.  Somos tan “egoistas” cuando nos convertimos en madres que sólo queremos que nuestros hijos vengan al mundo con salud, y cualquier sombra o atisbo de duda al respecto, (aunque sea un maldito 2%) nos hace volver locas y deprimirnos… de nada nos sirve que nos digan que hemos de ser fuertes y que el llorar y no comer del disgusto no hará bien a la vida que se desarrolla dentro de nuestro cuerpo… da igual, y solo nosotras sabemos, que hasta que no les tengamos en brazos y veamos que están bien, tampoco nos quedamos tranquilas… una tranquilidad relativa y que dura sólo unos segundos, porque desde el momento que están fuera de nuestro vientre empezará nuestra angustia materna diaria e inevitable que no finalizará nunca.

facebooktwittergoogle_pluslinkedintumblr

5 respuestas a Quistes de Plexos Coroideos (II)

    • Reichel dijo:

      Hola Eli, te respondo pero lo primero decirte que yo soy de cerquita tuya también y te pido mil perdones por no responderte antes, no me llegó el aviso de comentario, mil disculpas

  • Eli dijo:

    Hola, he leido este post y estoy en mi semana 22 de embarazo, mi hija también aparece con estos mismos quistes bilaterales y estoy bastante preocupada, a la espera de nuevas ecografías. Solo quería preguntarte si tu hija nació bien y si alguna vez ha tenido algún síntoma de algo que pudiera estar relacionado con esos quistes que tuvo durante el embarazo. Muchas gracias por compartir tu experiencia y más gracias aún si me respondes. Mi correo lo he dejado ahí. Saludos. Eli.

    • Reichel dijo:

      mi hija justo cumplió los 10 meses hace unos días y fue sana sanísima, y aún lo es
      ni rastro de los quistes en ecografías posteriores, pero maldita sea la angustia y estrés que pase en esas semanas, un poco más y doy a luz antes de los nervios, leñe…
      lo compartí y escribí porque estuve tan angustiada y busque tanta información al respecto que pensé en lo mucho que me hubiera gustado leer a alguien más en mi situación de entonces.
      mi mail lo tenéis todos a mano, pero te lo dejo aquí también info@cibermami.info (también por facebook tenemos un grupo)
      espero que en estos días te hayan dado más noticias o hecho otras ecos y que estés más tranquila.
      en mi caso como en la mayoría dichos quistes se reabsorbieron y nunca más se supo de ellos, gracias a Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno × cinco =